Ir al contenido principal

En el abismo. Y feliz.

Hace poco leí en mi tribu virtual de Facebook que esto es el «abismo del agotamiento». Me encantó la expresión, pues lo refleja perfectamente. Es un abismo, caes y caes y parece no tener fin. Porque no es que llegue el fin de semana y puedas desconectar, recargar pilas y ea, el lunes ya me canso de nuevo. O que venga al fin la noche, momento en el que puedes aparcar a tu retoño y centrarte en ti, o en tu maromo, o en tu pasión personal. Nanay. Para muestra un botón: ha llegado la noche, la Nochebuena además, y heme aquí, con Jiribilla durmiendo mientras la familia termina de comer. Tuve la precaución de cenar tempranito, con ella, porque nos conocemos. Se durmió hace casi una hora y ya se ha despertado una vez. Tetita y vuelta a dormir. Cómo la quiero, la excusa perfecta para huir de estas reuniones. Ains.

Estuve buscando trabajo durante un tiempo largo antes de que naciera Jiribilla, incluso fui a una entrevista con un bombo de seis o siete meses. Con ropita ancha, eso sí, pero me da que no coló. Seguí buscando trabajo cuando ella nació, y a los cuatro meses me llamaron para otra entrevista. Creí morir con la sola idea de dejarla, de separarme de ella, tan pequeña, tan dependiente de mí. Así que cancelé la entrevista. Tuve que enfrentarme a la realidad: «No necesito trabajar», me dije. Estaba claro que tendría que renunciar a ciertas cosas, pero teníamos una casa donde vivir y podía estar con ella. Y quería. Y quiero. ¿Por qué me había sentido obligada a trabajar? Ahora sé que me dejé influir por la idea errónea de «madre moderna». Antes de ser madre, antes de planteármelo siquiera, estaba convencida de que sería una madre trabajadora –de esas que trabajan fuera de casa, se entiende, porque el hecho de ser madre ya es un inmenso trabajo, ahora lo veo–. Había algo anticuado en eso de ser madre y ya, «ama de casa». Infravalorado, totalmente. Hay madres que trabajan fuera de casa porque lo necesitan, aunque no quieran; otras que lo quieren así, aunque no lo necesiten. Hay infinidad de situaciones. Y la mía es esta: ahora mismo no lo necesito para vivir, ni para sentirme realizada. Lo que más deseo es pasar mi tiempo con Jiribilla, acompañarla, verla crecer, verla emocionarse con cada nuevo descubrimiento, consolarla cuando lo necesite, compartir su vida.

Sí, algún día será grande, será autosuficiente, no me necesitará. ¿Qué haré entonces? Estoy segurísima de que no me aburriré: tal vez no tenga trabajo remunerado, tal vez sí. Cruzaré ese puente cuando llegue. Pero este puente sobre el que estoy ahora solo podré cruzarlo una vez. No hay nada mejor que pueda hacer con mi vida. Es como dice mi querido Carlos González: «Hombre, si eres ministro, premio Nobel o cirujano salvavidas, podría ser que fuera más gratificante, pero si eres un pediatra del montón o trabajas en un supermercado, lo que más te gratificará serán tus hijos».

Doy fe.



...........................................

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Afortunada yo por ella y por Él. Y, venga, por los chuchos. A veces :)

      Eliminar
  2. "(...) la excusa perfecta para huir de estas reuniones". ¡Se te ve el plumero! En cuanto a "(...) algún día será grande, será autosuficiente, no me necesitará". Como va España y su política social y de empleo, los críos no se podrán independizar y acabaran necesitándonos todas sus vida. Volveremos a las familias grandes: padres, abuelos, bisabuelos, nietos, bisnietos, todos bajo el mismo techo. La Navidad volverá a ser lo que era ¡FELICIDAD! Así que no te preocupes, Jiribilla estará ahí jiribando pa rato con sus jiribines :D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La crisis de los dos años

Tu hija/o ronda los dos años y demanda el pecho de forma continua, como un recién nacido, incluso más. Si no estás, te busca, y si está contigo no puede estarlo sin tener la teta en la boca. Además, si te niegas a darle el pecho en el momento en que lo requiere se lo toma fatal. Puede gritar, llorar e incluso intentar desnudarte para conseguir su propósito. 
¿Es normal? Pues sí, totalmente normal. Se trata de la última gran crisis de la lactancia, y más que una crisis de lactancia per se tiene que ver con el aspecto emocional. ¿Qué ocurre a la edad aproximada de los dos años? Hay quien habla de aDOSlescencia, pues es una etapa centrada en la autoafirmación y en el «no». Comienza a ser independiente, a hacer muchas cosas por sí misma/o; si tratas de ayudarla/o con algo seguramente te espetará un «no» rotundo. Pero precisamente esa novedosa autonomía le causa inseguridad, y por ello busca el mejor refugio posible: el pecho de mamá.
¿Y cuánto dura esta amorosa tortura?, te preguntarás. …

Stay At Home Mom

Veo últimamente muchos posts sobre las SAHM, o sea, las Stay At Home Moms, madres que se quedan en casa. Vamos, que no trabajan fuera porque se dedican a criar a la prole. Pero que sí que trabajan, claro. Estos posts hablan de lo duro que es encargarse no solo de las criaturas, sino de las tareas domésticas: preparar la comida, hacer la colada, limpiar la casa, hacer la compra... Lo que viene siendo «ama de casa» de toda la vida.

Mi duda es: si yo no hago prácticamente nada de esto porque NO ME DA LA VIDA, porque con la mayor y el menor tengo las manos llenas, la cabeza ocupada y dispersa, el cuerpo exhausto y el alma en coma, ¿soy una SAHM? Es más, si literalmente no me quedo dentro de la casa porque se me cae encima y estamos casi todo el día en la calle, ¿soy menos SAHM todavía?

Admiro a todas estas personas que, además de encargarse de sus hijas, consiguen hacer todas esas tareas. De verdad, de verdad, que me cuenten el secreto. Sé que hay niños más demandantes que otros, que los …

Libros «de madre»: lactancia

Todo va unido.
Lactancia, colecho, porteo, BLW. Respeto. Una cosa lleva a la otra.
Yo no quería ser madre, pero luego quise. Y antes de serlo mi idea de la maternidad era opuesta a la que tengo ahora. Creía en lo que yo había vivido y lo que conocía: tortazo a tiempo, dejar llorar, etc. Lo único que tenía claro es que daría el pecho, quizás porque estudié Biología y me decanté por la rama animal, y me sentía mamífera porque mamífera soy. Pero había en mí una mescolanza de cultura e instinto que me nublaba la razón.
Entonces llegó Jiribilla. Y cuando terminaba con la teta y yo la dejaba dormida –eso creía yo– en la cuna para ir a comer, y ella rompía a llorar, y mi madre me decía que la dejara, que por diez minutos no le iba a pasar nada… yo… no podía. Todo mi cuerpo rechazaba la posibilidad de ignorar el llanto, así que acudía a ella. Acudí a ella una y mil veces. Y a partir de ahí me informé.
No tuve tribu presencial. En los primeros tiempos de maternaje la tribu la encontré en Face…