Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2018

Nuestros libros - De la cuna a la luna

¡Feliz Día del Libro!

No sé si les pasa lo mismo, pero en nuestra vida los libros ocupan un lugar importante. Bueno, en realidad ocupan muchos y variopintos lugares: armario, zona de juegos, estantes, cama, coche... Hasta en el baño hay uno que llevo intentando leer unos buenos meses ya –es lo que tiene no ir nunca al baño sola–. A lo largo de un día Jiribilla nos pide que le leamos muuuchas veces, especialmente de noche, antes de irse a dormir.

Como tenemos un montón de libros, pero poco tiempo para escribir sobre todos ellos antes de que alguno despierte, me alegra comunicarles que hoy inauguro una sección del blog. Y me alegro, sí, porque de esta forma me obligaré a retomar esto. Sacaré ratitos para comentar nuestros libros preferidos y no tan preferidos. ¡Tendrán Jiribilla, Jaleo y mis quejas para rato!

No podía ser de otra forma: debo empezar recomendando la colección De la cuna a la luna, de la editorial Kalandraka. Es una obra de Antonio Rubio, con ilustraciones de Óscar Villán…

Un año de dos

De nuevo, me he retrasado. Mil perdones a mis dos seguidores, pero estamos en las mismas.
Sigo sin tiempo. Sin tiempo que no sea para dedicárselo a ellos. O a mí, lo confieso, mea culpa, porque cuando los astros se alinean y se duermen pronto, procrastino. Dejo de lado las mil cosas pendientes y me pongo a ver un capítulo de mis series echadita en la cama, a veces con Jaleo enganchado. Buf, y seguimos con el horario desfasado: se levantan una hora más tarde, pero se acuestan más tarde también. Muerte a mi energía vital.
Ha pasado ya un año como bimadre. ¿He logrado no dejar a Jiribilla de lado? ¿He conseguido adorarlo a él? 
Respecto a lo primero: no, lógicamente no ha sido posible. Jaleo me necesita más, pero a fuerza de no poder atenderla siempre que ella lo ha querido se ha hecho más autónoma. Eso y la edad, supongo. Me sigue causando tristeza muchas veces no poder estar con ella, pero la veo feliz, pienso que es más cosa mía que suya. Por otro lado, sigo con agitación, aunque más lev…