Ir al contenido principal

Bésenlo mucho

Hace unos días comenté nuestro encuentro con un exvecino, padre primerizo de un bebé de tres meses y medio. Le preguntamos cómo iba todo y respondió que por las noches genial, que el bebé dormía seis o siete horas seguidas, pero que durante era día es otro cantar. Que no paraba de llorar. Que solo quería brazos. Que no lo cogían mucho por eso de que se acostumbraría. Nos preguntó si nos había pasado lo mismo y yo contesté la verdad: que no lloraban porque los cogíamos, que lloran porque quieren brazos, sí.

No sé si a ustedes les pasa lo mismo, imagino que a muchas sí: si escucho a unos padres decir que el niño cuando llora tiene cuento porque al cogerlo se calma, siento la imperiosa necesidad de recomendarles Bésame mucho, de Carlos González; si les oigo quejarse de que no duerme por las noches, necesito  de verdad lo necesito hablarles de Dormir sin lágrimas, de Rosa Jové; si de lo que se quejan es de que la niña no come nada, me veo en la obligación de descubrirles el BLW y aconsejarles que lean El niño ya come solo o Mi niño no me come. Y así, y así. Por la paz y el bienestar de esos bebés y de sus padres.

Y esto es lo que me pasó. Aunque no éramos vecinos de cruzar más de dos palabras, quise regalarles el Bésame mucho. A mí me ayudó a comprender muchas cosas en su momento. Había riesgos, por supuesto. Cuando te planteas esto sabes que pueden tomarlo como una ofensa y darte con la puerta en la narices. Pero ¿qué tenía que perder? Amistad no, porque amigos no somos. El dinero del libro, sí, pero si existe la posibilidad de ayudar a que ese bebé reciba mucho mimo y que esos padres disfruten dándoselo, bien gastado sea.

Ninguna de ustedes me recomendó que olvidara el tema, que no me metiera en su vida; todas vieron bien que les regalara el libro. Eso me tranquiliza y me da fe en el cambio. Algunas me animaron a llamar a la puerta y regalarles el libro en persona  en un principio pensé dejarlo en el buzón . Otras a que esperara a coincidir con ellos en el rellano. El problema es que ya no somos vecinos. Son vecinos de mis padres y por eso coincidimos rara vez.

Pues bien, ¿qué pasó? ¿Qué hice?

Al salir un día de casa de mis padres decidí dárselo. Viven en el piso de enfrente. Todo lo que tenía que hacer era cerrar la puerta de casa y llamar a la suya. La casualidad quiso que justo mientras yo cerraba la puerta se abriera el ascensor y saliera una señora, presumiblemente una de las abuelas, y llamara a la puerta de los vecinos. «Estupendo», pensé. Podía aprovechar para darle a la vecina el libro, y así se lo dije a la señora. Pero ¿quién abrió la puerta? La vecina no, sino otra señora, a todas luces la otra abuela. Le dije que tenía un regalo para la vecina, un libro que a mí me había ayudado. La mujer tenía prisa por cerrar la puerta, me dio las gracias y ea, adiós. Intenté hacerme entender, que quedara clara mi intención, pero me quedé con la impresión de que todo lo que dijera le entraría por un oído y saldría por el otro. No insistí.

Hice mal, sí. Debí dejarlo para otro momento, tratar de dárselo en mano y tener la oportunidad de hablar, pero a saber cuándo se presentaba la ocasión. El objetivo era dejarles el libro lo antes posible. Misión cumplida. Cuentan con la información en su casa. Pueden leerla. Pueden calzar una mesa. Pueden regalárselo a otros. Ahí está.

Quizás un día nos los encontremos por la calle, saquen el tema y nos den las gracias. O ni lo mencionen porque les pareció un gesto desagradable. O ni se acuerden, y el libro esté cogiendo polvo.

Ojalá decidan leerlo y les abra los ojos, y ese bebé no se pase el día llorando. Al menos no por falta de brazos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

La crisis de los dos años

Tu hija/o ronda los dos años y demanda el pecho de forma continua, como un recién nacido, incluso más. Si no estás, te busca, y si está contigo no puede estarlo sin tener la teta en la boca. Además, si te niegas a darle el pecho en el momento en que lo requiere se lo toma fatal. Puede gritar, llorar e incluso intentar desnudarte para conseguir su propósito. 
¿Es normal? Pues sí, totalmente normal. Se trata de la última gran crisis de la lactancia, y más que una crisis de lactancia per se tiene que ver con el aspecto emocional. ¿Qué ocurre a la edad aproximada de los dos años? Hay quien habla de aDOSlescencia, pues es una etapa centrada en la autoafirmación y en el «no». Comienza a ser independiente, a hacer muchas cosas por sí misma/o; si tratas de ayudarla/o con algo seguramente te espetará un «no» rotundo. Pero precisamente esa novedosa autonomía le causa inseguridad, y por ello busca el mejor refugio posible: el pecho de mamá.
¿Y cuánto dura esta amorosa tortura?, te preguntarás. …

Stay At Home Mom

Veo últimamente muchos posts sobre las SAHM, o sea, las Stay At Home Moms, madres que se quedan en casa. Vamos, que no trabajan fuera porque se dedican a criar a la prole. Pero que sí que trabajan, claro. Estos posts hablan de lo duro que es encargarse no solo de las criaturas, sino de las tareas domésticas: preparar la comida, hacer la colada, limpiar la casa, hacer la compra... Lo que viene siendo «ama de casa» de toda la vida.

Mi duda es: si yo no hago prácticamente nada de esto porque NO ME DA LA VIDA, porque con la mayor y el menor tengo las manos llenas, la cabeza ocupada y dispersa, el cuerpo exhausto y el alma en coma, ¿soy una SAHM? Es más, si literalmente no me quedo dentro de la casa porque se me cae encima y estamos casi todo el día en la calle, ¿soy menos SAHM todavía?

Admiro a todas estas personas que, además de encargarse de sus hijas, consiguen hacer todas esas tareas. De verdad, de verdad, que me cuenten el secreto. Sé que hay niños más demandantes que otros, que los …

Libros «de madre»: lactancia

Todo va unido.
Lactancia, colecho, porteo, BLW. Respeto. Una cosa lleva a la otra.
Yo no quería ser madre, pero luego quise. Y antes de serlo mi idea de la maternidad era opuesta a la que tengo ahora. Creía en lo que yo había vivido y lo que conocía: tortazo a tiempo, dejar llorar, etc. Lo único que tenía claro es que daría el pecho, quizás porque estudié Biología y me decanté por la rama animal, y me sentía mamífera porque mamífera soy. Pero había en mí una mescolanza de cultura e instinto que me nublaba la razón.
Entonces llegó Jiribilla. Y cuando terminaba con la teta y yo la dejaba dormida –eso creía yo– en la cuna para ir a comer, y ella rompía a llorar, y mi madre me decía que la dejara, que por diez minutos no le iba a pasar nada… yo… no podía. Todo mi cuerpo rechazaba la posibilidad de ignorar el llanto, así que acudía a ella. Acudí a ella una y mil veces. Y a partir de ahí me informé.
No tuve tribu presencial. En los primeros tiempos de maternaje la tribu la encontré en Face…