Ir al contenido principal

Controlar la sombra

Antes de ser madre tenía pocas amigas con hijos. Una de ellas, a la mínima oportunidad, decía eso de «es que tú no lo entiendes porque no eres madre». Lo cual me daba mucho por saco. Porque no era madre, pero podía hacerme una idea, qué caray.

Ja.

Lo que voy a relatar a continuación sólo lo comprenderán las madres. Y quizás no todas. Pienso sobre todo en aquellas mujeres cuya sombra ha emergido de forma bestial al convertirse en madres, esas que han sentido removerse todo su ser. Las que tenían una idea muy clara sobre cómo gestionarían su maternidad y se han visto inmersas en un universo diferente que les ha hecho replanteárselo todo. Las que pretendían hacer las cosas de una manera, pero su instinto les gritaba que nanay y han sabido escuchar. Las que se han visto solas y desamparadas transformándose en su nuevo yo. Las que han querido informarse y lo han hecho, pese a las mareas en contra.

(Quién sabe, quizás también lo entiendan las personas no-madres muy empáticas).

Es difícil controlar la ira, la frustración, la rabia. Sobre todo cuando lo viviste en tu niñez. Después de todo aprendemos con el ejemplo. Con la maternidad consciente emerge esa sombra, comienzas a entender muchas cosas que antes simplemente estaban ahí, aparentemente desde siempre. Ah, pues soy así, soy asá. Pero resulta que no sólo eres así o asá, sino que en parte te fueron haciendo como eres, seguramente sin ser conscientes. Y en la sombra vislumbras una lucecilla: ah, en la infancia está la clave (al menos una parte clave de la clave, valga la redundancia).

Volviendo al tema: es fácil lanzar un grito para desahogarse, lo complicado es NO gritar, saber controlarse, mantener la calma. Y también es difícil perdonarse cuando no has podido evitarlo y has gritado a tus hijos.

Yo les he gritado. Quiero pensar que no han sido muchas veces y trabajo cada día por no volver a hacerlo. Pero recuerdo con una claridad meridiana la primera vez que grité a Jiribilla, y esa marca la llevaré en el alma por siempre ya.

Ni siquiera fue un grito tal como yo los concibo. Levanté la voz lo suficiente para pretender que me entendiera. Ella tendría un añito y poco, yo todavía no me acostumbraba a eso de andar agotada todo el día. Me seguía a todas partes pidiéndome que la cogiera, o que jugara con ella, o que la amamantara, ni recuerdo ya. Intenté escapar a la cocina un par de segundos, ella vino detrás reclamándome, me di la vuelta y le pedí que me dejara sola. No me acuerdo de mis palabras exactas, tan sólo recuerdo el horror: Jiribilla, en vez de marcharse, de huir de mí, de llorar, vino corriendo hacia mí para que la abrazara. Hacia mí, el monstruo que le había gritado. Porque, pese a todo, yo seguía siendo refugio. Yo, su todo. Madre mía.

No puedo cambiar el hecho de que le grité, pero intento sacar provecho de ese error.

Ese grito se ha convertido en mi vocecilla/grito interior. Cuando me veo en el abismo, ese grito me avisa.

Huyó de mí.

Hacia mí.

Comentarios

  1. No puede caerme este artículo en mejor momento. Lo primero es decirte que las "no madres" pueden sacar de este artículo el que ya no pueden decir "esto no me va a pasar". Yo pensaba eso. Que mi hijo iba a ser tranquilo porque nosotros (sus papás) somos tranquilos. No se me ocurría que mi hijo iba a gritar y hacer rabietas, y que si las hacía, sabría dominarlas porque, sencillo, yo soy la adulta y pensante. También pensaba que no me sobrepasaría, que no le gritaría ni le daría chirlos, que sabría controlarme. Pues no.

    Y cada vez que viene a mi buscando refugio, logrando tranquilizarse con mi abrazo o mi teta, al lado mío, me siento mala madre, mala conmigo misma, cómo puede ser... ��

    No sólo nosotros enseñamos al bebé, nosotros estamos aprendiendo mucho de él.

    Que difícil...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Aprendemos con y de ellos. Yo puedo decir que estoy ganando la paciencia que nunca tuve, je je. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Valiosa reflexión. Acaso los críos no pueden sino comprender mejor que los adultos la humanidad de sus padres, su imperfección, pero también su esencia, e irradiar amor incondicional hacia ellos independiente de sus errores. Quizá es la revelación o el entendimiento innato de que no existe la perfección, y no tiene por qué existir (aunque luego la sociedad nos inculque ideas de perfección e idealización).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La crisis de los dos años

Tu hija/o ronda los dos años y demanda el pecho de forma continua, como un recién nacido, incluso más. Si no estás, te busca, y si está contigo no puede estarlo sin tener la teta en la boca. Además, si te niegas a darle el pecho en el momento en que lo requiere se lo toma fatal. Puede gritar, llorar e incluso intentar desnudarte para conseguir su propósito. 
¿Es normal? Pues sí, totalmente normal. Se trata de la última gran crisis de la lactancia, y más que una crisis de lactancia per se tiene que ver con el aspecto emocional. ¿Qué ocurre a la edad aproximada de los dos años? Hay quien habla de aDOSlescencia, pues es una etapa centrada en la autoafirmación y en el «no». Comienza a ser independiente, a hacer muchas cosas por sí misma/o; si tratas de ayudarla/o con algo seguramente te espetará un «no» rotundo. Pero precisamente esa novedosa autonomía le causa inseguridad, y por ello busca el mejor refugio posible: el pecho de mamá.
¿Y cuánto dura esta amorosa tortura?, te preguntarás. …

Stay At Home Mom

Veo últimamente muchos posts sobre las SAHM, o sea, las Stay At Home Moms, madres que se quedan en casa. Vamos, que no trabajan fuera porque se dedican a criar a la prole. Pero que sí que trabajan, claro. Estos posts hablan de lo duro que es encargarse no solo de las criaturas, sino de las tareas domésticas: preparar la comida, hacer la colada, limpiar la casa, hacer la compra... Lo que viene siendo «ama de casa» de toda la vida.

Mi duda es: si yo no hago prácticamente nada de esto porque NO ME DA LA VIDA, porque con la mayor y el menor tengo las manos llenas, la cabeza ocupada y dispersa, el cuerpo exhausto y el alma en coma, ¿soy una SAHM? Es más, si literalmente no me quedo dentro de la casa porque se me cae encima y estamos casi todo el día en la calle, ¿soy menos SAHM todavía?

Admiro a todas estas personas que, además de encargarse de sus hijas, consiguen hacer todas esas tareas. De verdad, de verdad, que me cuenten el secreto. Sé que hay niños más demandantes que otros, que los …

Libros «de madre»: lactancia

Todo va unido.
Lactancia, colecho, porteo, BLW. Respeto. Una cosa lleva a la otra.
Yo no quería ser madre, pero luego quise. Y antes de serlo mi idea de la maternidad era opuesta a la que tengo ahora. Creía en lo que yo había vivido y lo que conocía: tortazo a tiempo, dejar llorar, etc. Lo único que tenía claro es que daría el pecho, quizás porque estudié Biología y me decanté por la rama animal, y me sentía mamífera porque mamífera soy. Pero había en mí una mescolanza de cultura e instinto que me nublaba la razón.
Entonces llegó Jiribilla. Y cuando terminaba con la teta y yo la dejaba dormida –eso creía yo– en la cuna para ir a comer, y ella rompía a llorar, y mi madre me decía que la dejara, que por diez minutos no le iba a pasar nada… yo… no podía. Todo mi cuerpo rechazaba la posibilidad de ignorar el llanto, así que acudía a ella. Acudí a ella una y mil veces. Y a partir de ahí me informé.
No tuve tribu presencial. En los primeros tiempos de maternaje la tribu la encontré en Face…